Obligación de presentar el IVA trimestralmente

Ya seas una sociedad o un autónomo, por el ejercicio de tu actividad debes presentar el resultado de tus transacciones económicas sujetas a IVA.

El IVA, o Impuesto de Valor Añadido, es un impuesto cuyo destinatario es la persona física o consumidor final que compra artículos para su consumo propio. Por lo tanto, las sociedades y autónomos no son responsables de su pago. No obstante, las dos figuras jurídicas mencionadas, empresa o autónomo, tienen la obligación de declarar ante la Administración, trimestralmente salvo excepciones, el IVA en las facturas emitidas que le generen ingresos, e igualmente pagarán el IVA de las facturas recibidas como gastos. La Agencia Tributaria devolverá el IVA pagado por el empresario o autónomo a sus provedores, y recuperará el que éste cobra a sus clientes, con un procedimiento trimestral.

Se denomina IVA repercutido al que la empresa o autónomo retiene en sus facturas emitidas a sus clientes, y se considera IVA soportado al que se paga como gasto de facturas de proveedores.

El ajuste entre ambos tipos de IVA tiene lugar a partir de la presentación en la Agencia Tributaria (Hacienda) del impreso-modelo 303. Si tenemos muchos ingresos con IVA repercutido, más que los asociados al IVA de los gastos, tendremos que pagar, a partir del 20 del mes siguiente al fin de trimestre (por ejemplo, el tope para la presentación del trámite del primer trimestre del Ejercicio Fiscal es el 20 de Abril -15 de Abril si desea domiciliarse el pago-). El IVA asociado al gasto en facturas de proveedores “va a favor” de la empresa o autónomo, ya que se deduce (IVA deducible es el término oficial) de las facturas, y se devuelve pasado el trimestre.

No todo el IVA de proveedores es deducible. Sólo lo será el IVA de las facturas que tengan una vinculación a los ingresos de la actividad económica.

La declaración de IVAs deducibles en las declaraciones trimestrales ha de hacerse con criterio, y existen determinadas normas para casos específicos. Por ejemplo, si el autónomo fuese titular de un vehículo, el gasto en gasolina tendría un IVA deducible sólo al 50%, pues la Agencia Tributaria declarará por defecto que este medio de transporte se dedica “mitad y mitad” para la actividad personal y profesional. Asimismo los gastos asociados a la vivienda donde un autónomo ejerciese su actividad profesional, serían una proporción de los metros cuadrados de despacho que tuviesen dentro del domicilio declarado en su alta censal (modelo 036).

Para no cometer errores en la presentación de impuestos como el IVA, el www.comparadordegestorias.com te ayudará a encontrar a un profesional que de seguimiento fiscal y contable de tu negocio. Nosotros impulsamos tu negocio para que dediques tu tiempo allá donde aportas valor. Confía en los recursos que te ofrece el comparador de gestorías y confía en la experiencia de expertos.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *