Franquicias: ventajas e inconvenientes

Las franquicias son una opción atractiva si no tenemos experiencia en los negocios, pero no exenta de riesgos

Ocurre a diario: despiden a un trabajador, y este con su indemnización y el dinero que tenía ahorrado decide que ya es hora de ser su propio jefe iniciando una actividad empresarial. Y como nunca ha tenido un negocio hay algo que se presenta especialmente atractivo: las franquicias.

Efectivamente una franquicia presenta grandes ventajas a la hora de abrir un negocio:

  • El know-how o “saber cómo”: aporta el gran valor de la experiencia en el negocio al franquiciado, resolviendo dudas dando formación y evitando errores.
  • Imagen de marca: si es una franquicia conocida, la barrera inicial de desconfianza o de no saber cómo funciona de los clientes está superada. Igualmente los costes de publicidad se reparten entre todos los franquiciados.
  • Datos de rentabilidad: se puede ver si otros negocios de la franquicia están funcionando y hacer una estimación de beneficios mucho más real.

 

Todo esto hace que el riesgo de abrir una franquicia sea mucho menor que el de abrir un negocio por nuestra cuenta, pero eso no quiere decir que no tenga inconvenientes que deben tenerse en cuenta:

  • Royalties y cánones: los costes de apertura posiblemente van a ser mayores, y parte de nuestros ingresos van a ir a parar a la franquicia.
  • Intereses diferentes: en principio el apoyo del franquiciador va a ser honesto pues le interesa que a sus franquiciados les vaya bien, pero a veces esto no es una prioridad y su interés por crecer puede estar contrapuesto al nuestro.
  • El contrato: las condiciones del franquiciador pueden ser a veces muy duras, y hay que estudiarlas con detalle. Los desacuerdos en la gestión del negocio son comunes, no suele haber mucho margen de maniobra para decidir el rumbo de la empresa e incluso el franquiciador puede tener derecho de compra.
  • A veces el interés del franquiciador por crecer puede perjudicar al sus propios franquiciados, al hacerlo a costa de los beneficios de estos.

En resumen, una franquicia puede considerarse como un punto intermedio entre un empresario independiente y un asalariado, tanto en los riesgos como en los en la capacidad de decisión y los beneficios.

 A veces el interés del franquiciador por crecer puede perjudicar al sus propios franquiciados, al hacerlo a costa de los beneficios de estos.

Y si está pensando en abrir una franquicia, permítanos un par de consejos:

  • No centre su elección únicamente en términos económicos; piense que va a tener que dedicarle mucho esfuerzo durante mucho tiempo, y que sea un negocio dentro de sus áreas de interés puede ser fundamental para que no pierda la motivación y baje su rendimiento.
  • A través de internet se puede obtener muchísima información sobre franquicias, pero antes de decidirse acuda a una feria de franquicias si está a su alcance: el contacto directo con los franquiciadores que allí hacen sus ofertas y responden a sus preguntas le proporcionará una perspectiva que difícilmente puede obtenerse tras la pantalla de un ordenador. La exposición más relevante que tiene lugar en Madrid en Abril es Expofranquicias.


Enlaces de interés:

www.franquicia.net

www.franquiciashoy.es

www.100franquicias.com

 

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *